Borrar
Ganado vacuno pastando en la dehesa extremeña. HOY
El veterinario de Alconchel Joaquín Pereda pierde la vida en un accidente laboral

El veterinario de Alconchel Joaquín Pereda pierde la vida en un accidente laboral

El facultativo, de 56 años, atendía en la finca La Zarcita a una vaca ciega que le dio un golpe fortuito en la sien que le provocó la muerte

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 29 de enero 2024, 23:11

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Trágico accidente laboral este lunes en Alconchel. Un veterinario ha fallecido en una finca situada en el término municipal de esta localidad de Badajoz tras ser golpeado fortuitamente en la cabeza por una vaca. La víctima, de 56 años, ha sufrido heridas incompatibles con la vida, según ha informado el 112 Extremadura.

El accidente laboral ha ocurrido sobre las 18.00 horas en la finca La Zarcita, donde pasta una ganadería de vacas mansas en la que se estaba llevando el saneamiento ganadero. El veterinario se encontraba asistiendo a una vaca ciega cuando esta hizo un movimiento brusco con la cabeza, con tan mala fortuna que le ha golpeado fuertemente en la sien con las astas. El golpe ha sido mortal.

El Centro de Emergencias de Extremadura activó enseguida los recursos sanitarios tras recibir una llamada alertando que el veterinario había recibido un golpe por un animal en la citada finca. Hasta el lugar del suceso se desplazaron sanitarios del PAC de Alconchel y una UME procedente de Jerez de los Caballeros. Posteriormente, ya en Centro de Salud de Alconchel, también acudieron dos patrullas de la Guardia Civil para realizar las oportunas diligencias.

El ganadero y dueño de la propiedad, Primitivo Adame, fue el primero en socorrer al veterinario, que presentaba poco pulso cuando llegaron los técnicos sanitarios al lugar de los hechos, donde ya se había desplazado otro vecino de Alconchel amigo del fallecido, ante la llamada del propietario y que le acompañó en la ambulancia hasta el Centro de Salud de Alconchel, donde ya no pudieron hacer nada por salvar su vida.

El veterinario es Joaquín Pereda Iribarnegaray, que el próximo 8 de febrero hubiera cumplido 57 años y que había desarrollado gran parte de su vida personal y profesional en Almendralejo, donde su padre, Joaquín Pereda Pelayo (fallecido en 2018) había ejercido también como veterinario hasta jubilarse. Hace seis años se trasladó a Alconchel, donde ejercía su profesión en numerosas fincas de la comarca, estando al frente de la Agrupación de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) de la zona.

Recientemente, incluso, se había comprado una vivienda en Alconchel donde pasó a residir y que estaba reformando. Padre de dos hijas pequeñas, era el segundo de seis hermanos, y recientemente su madre, ya nonagenaria, le había visitado en Alconchel. Una de sus hermanas, residente en Plasencia, fue de las primeras en ser avisada del terrible hecho para después desplazarse hasta Badajoz.

El cuerpo de Joaquín Pereda ha sido trasladado pasadas las 21.00 horas hasta el Instituto de Medicina Legal de Extremadura, en Badajoz, donde a primera hora de este martes se le realizará la autopsia al cadáver, antes de ser trasladado al País Vasco, donde reside gran parte de su familia y donde previsiblemente se celebrará el funeral y posterior inhumación.

Pérdida dolorosa

El veterinario llevaba algo más de 20 años colegiado en el Colegio de Veterinarios de Badajoz, según ha confirmado a HOY su presidente, José Marín Sánchez Murillo. «Cualquier pérdida es dolorosa, pero Joaquín era muy querido. Era una persona muy conocida, con una forma de ser muy dicharachera, muy de contar bromas», lamentaba.

El suceso ha ocasionado también un fuerte impacto en la localidad, especialmente entre todos los ganaderos, con los que el veterinario tenía muy buena relación, como han destacado algunos vecinos a HOY Alconchel.

Primitivo Adame, el propietario de la finca donde ocurrió el hecho fortuito, se veía visiblemente afectado por no haber podido hacer más por salvarle la vida.

Numerosos vecinos y ganaderos de la localidad se acercaron al Centro de Salud de Alconchel al conocer la noticia, entre la incredulidad y la impotencia por la pérdida de este profesional que, nada más llegar a la localidad, enseguida fue acogido por el pueblo y donde contaba con una gran aceptación social, por su cercanía, simpatía y profesionalidad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios