Borrar
Paso de Nuestro Padre Jesus el Nazareno, el pasado Jueves Santo. JUAN MIGUEL MÉNDEZ PEÑA
Jueves y Viernes Santo pasado por agua en Alconchel

Jueves y Viernes Santo pasado por agua en Alconchel

Pese a suspender las principales procesiones de los días centrales de la Semana de Pasión, se celebraron actos penitenciales en el interior de la iglesia

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 2 de abril 2024, 10:56

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En la que ya está considerada la Semana Santa más lluviosa del siglo Alconchel no iba a ser la excepción y, lamentablemente para quienes esperan con ilusión estas fechas para ver procesionar a las imágenes religiosas por las que sienten devoción (o afortunadamente para el campo), la lluvia y el frío protagonizó la mayor parte de la semana.

Tras el Domingo de Ramos en que se celebró la procesión ordinaria que conmemora la entrada triunfante de Jesucristo en Jerusalén, el Lunes Santo pudo celebrarse el Vía Crucis por el recorrido previsto, con mayor participación que otros años. Por el contrario, el Miércoles Santo no pudo salir la procesión con la imagen del Señor amarrado a la Columna por la amenaza de lluvia, por lo que tras la misa programada, los fieles y demás público asistente se dispersaron, pese a que los voluntarios de Protección Civil de Alconchel se afanaron en retirar los vehículos estacionados en las calles por las que iba a discurrir la estación penitencial.

El Jueves Santo, uno de los días más festejados en la Iglesia Católica, la iglesia se llenó de fieles para asistir a la solemne eucaristía oficiada por el párroco, José Corrales Guisado, en la se conmemora la Última Cena y el lavatorio de los pies realizado por Jesús a los apóstoles. Después de la comunión se procedió a trasladar procesionalmente bajo palio al Santísimo Sacramento del Altar hasta su lugar de reserva, el denominado «Monumento», que tradicionalmente se instala en la capilla de la Virgen de la Luz y donde se conserva el pan eucarístico destinado a la comunión del Viernes Santo.

Precisamente en ese momento, el párroco dio a conocer que el palio utilizado este año ha sido totalmente restaurado gracias al impulso de las familias de las vecinas Cándida Castellano Santos y María del Carmen Larios Cadenas, que fueron quienes lo portaron en ese momento solemne de la misa.

Al finalizar la misa, al ver el temporal, tanto la Hermandad del Cristo como los responsables de la imagen de la Virgen de la Soledad decidieron suspender la posterior procesión por la amenaza de lluvia. En su lugar, decidieron hacer un sencillo acto penitencial en el interior del templo parroquial, en que la Banda de Cornetas y Tambores de la Asociación Sociocultural 'Villa de Alconchel' acompañaron con sus marchas el breve recorrido por el pasillo central que hicieron con la imagen del Nazareno y de la Virgen de la Soledad.

La misma Banda, que posteriormente tenía previsto actuar en la procesión de Cheles, en que se realiza un encuentro con las imágenes del Nazareno y la Virgen de los Dolores, tras el tradicional canto de la Buena Mujer, tuvo que cancelar su viaje al pueblo vecino por cancelarse también la procesión.

Arriba, Manuel Pardo canta una saeta, junto a la Banda de Cornetas y Tambores 'Villa de Alconchel'. Abajo, acto penitencial con el paso del Cristo Yacente, y final de la Procesión del Silencio. CEDIDAS
Imagen principal - Arriba, Manuel Pardo canta una saeta, junto a la Banda de Cornetas y Tambores 'Villa de Alconchel'. Abajo, acto penitencial con el paso del Cristo Yacente, y final de la Procesión del Silencio.
Imagen secundaria 1 - Arriba, Manuel Pardo canta una saeta, junto a la Banda de Cornetas y Tambores 'Villa de Alconchel'. Abajo, acto penitencial con el paso del Cristo Yacente, y final de la Procesión del Silencio.
Imagen secundaria 2 - Arriba, Manuel Pardo canta una saeta, junto a la Banda de Cornetas y Tambores 'Villa de Alconchel'. Abajo, acto penitencial con el paso del Cristo Yacente, y final de la Procesión del Silencio.

Saetas el Viernes Santo

El Viernes Santo no parecía que el tiempo fuera a mejorar y los fieles se refugiaron en la iglesia resignados a que tampoco se celebraría el Santo Entierro por la amenaza de lluvia. Tras la celebración de los Santos Oficios, se representó el tradicional Descendimiento, con la imagen del Cristo Yacente articulada, y posterior adoración de la Cruz.

Al igual que el Jueves Santo, al no salir la procesión, la Banda de Cornetas y Tambores 'Villa de Alconchel' (que había estado previamente en Cheles, en que también se suspendió su Procesión Magna), se prestó a amenizar un nuevo acto penitencial en el interior de la iglesia. Con redobles de tambores, toque de 'El Silencio', varias marchas y el Himno de España, los pasos del Cristo Yacente y de la Virgen de la Soledad fueron levantadas por el pasillo central.

Como estaba programado, la Asociación Cultural 'Amigos de Alconchel' invitó al cantaor Manuel Pardo Cumplido, de Oliva de la Frontera y afincado en Badajoz, para que interpretara varias saetas que emocionaron al público existente en el interior de la iglesia.

La noche del Viernes Santo se completó con la tradicional Procesión del Silencio, que, pese a que fue muy concurrida, se optó por acortarla para sortear la amenaza de lluvia. De esta manera, y en apenas 15 minutos, la imagen de la Virgen de la Soledad fue trasladada a su ermita desde la iglesia, directamente por la calle Corredera, para evitar poner en riesgo también la propia imagen mariana, que tiene un alto valor histórico-artístico.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios