Borrar
Dos de los jugadores agredidos, Samuel Pinilla y Roberto Marín, flanqueados por el presidente y el entrenador el C.F. Alconchel. JUAN MIGUEL MÉNDEZ PEÑA
Varios jugadores del Alconchel, agredidos por miembros del Obandina el pasado domingo

Varios jugadores del Alconchel, agredidos por miembros del Obandina el pasado domingo

El Club de Fútbol Alconchel condena la violencia en el deporte, y apoya al capitán Roberto Marín y al jugador Samuel Pinilla, que han necesitado asistencia médica por las graves lesiones sufridas en el último partido disputado en Puebla de Obando

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 26 de octubre 2023, 16:20

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Club de Fútbol Alconchel no recuerda haber jugado ningún partido de fútbol en sus cinco décadas de existencia en el que se haya provocado una situación de violencia similar. «Estamos totalmente consternados por lo ocurrido el pasado domingo en Puebla de Obando», resume Manuel Piñana López, presidente del club alconchelero que lleva muchos años al tanto del día a día del fútbol base en la localidad.

Y es que en el partido de la sexta jornada disputado el pasado 22 de octubre en el campo de futbol municipal 'Cristian Barroso' de Puebla de Obando la violencia en el terreno de juego empañó lo que podría haber sido un partido normal en el que el Alconchel salió airoso por lograr el empate en el último minuto, frente a una A.D. Obandina que perdió los nervios y de la que algunos jugadores del local sacaron lo peor de su comportamiento.

Según explica el Club de Fútbol Alconchel en un comunicado, la mayor parte del encuentro «se desarrolló con normalidad, sin ningún altercado más allá de las amonestaciones del equipo arbitral a uno y otro equipo, habituales en cualquier competición deportiva, por ser lances que no se realizan con ánimo de causar daño a los contrincantes». Se refieren a las tarjetas amarillas enseñadas a 5 jugadores del equipo local y 4 del visitante.

El partido se inició con una clara ventaja del Obandina, pero el Alconchel fue recortando distancias hasta que en el minuto 90 el alconchelero Jesús González marcó el gol del empate (3-3), que dio esperanzas de una posible victoria en el tiempo de descuento.

«Pero la euforia del visitante se tradujo en la ira de algunos jugadores del Obandina que demostraron no merecer vestir la camiseta de su equipo local ni participar en ningún encuentro deportivo que se precie, por la violencia de su comportamiento», relatan desde el Club de Fútbol Alconchel.

Según recoge el acta arbitral, al que ha tenido acceso HOY Alconchel, en el último minuto el local Ismael Melitón fue expulsado con tarjeta roja por agarrar y zarandear por la camiseta en la zona del pecho y «en actitud agresiva y violenta, teniendo que ser separado por compañeros de su equipo».

Por su parte, el portero obandino, Raúl Sánchez Barrera, fue también expulsado con tarjeta roja tras golpear «con uso excesivo de fuerza» a Roberto Marín, capitán del Alconchel, «provocándole una herida sangrante en su nariz a la vez que caía al suelo, teniendo que ser atendido por el equipo visitante», según recoge el acta.

El jugador agresor siguió «golpeando con fuerza excesiva, dando patadas y puños a varios jugadores adversarios, incluido el jugador Nº 9 y Nº 10 del equipo rival» (en referencia a Fran Núñez y Roberto Marín), según detalla el árbitro, «provocando una tangana al finalizar el partido entre ambos equipos». Es por este motivo por el equipo arbitral decidió retirarse a los vestuarios, «no pudiendo observar ningún acto más por parte de dicho jugador», según el acta.

Hubo otro jugador local expulsado, Ricardo J. Rebollo, «por golpear con su puño en la cara y en repetidas ocasiones con uso excesivo a dos jugadores visitantes provocándole una caída al suelo y no necesitando una asistencia médica».

El Alconchel expresa que «la actitud de algunos directivos del equipo local en ese momento tampoco fue la más ejemplar, deportivamente hablando».

Algunos momentos del partido disputado el pasado domingo entre el C.F. Alconchel y la A.D. Obandina, en Puebla de Obando. CEDIDAS
Imagen principal - Algunos momentos del partido disputado el pasado domingo entre el C.F. Alconchel y la A.D. Obandina, en Puebla de Obando.
Imagen secundaria 1 - Algunos momentos del partido disputado el pasado domingo entre el C.F. Alconchel y la A.D. Obandina, en Puebla de Obando.
Imagen secundaria 2 - Algunos momentos del partido disputado el pasado domingo entre el C.F. Alconchel y la A.D. Obandina, en Puebla de Obando.

Equidistancia arbitral

Desde el Club de Fútbol Alconchel han condenado «cualquier acto de violencia, más aún el que se produzca en un terreno de juego», pero también han manifestado la «equidistancia» del árbitro, el colegiado D. Eduardo Aznar Posadas, pues a su juicio despachó el partido sancionando por igual con tarjeta roja a otros tres jugadores visitantes: Francisco Núñez, Samuel Torrado y Samuel Pinilla. Según el Alconchel, fueron varios jugadores del Obandina quienes comenzaron a agredir a los del Alconchel, que se vieron obligados a defenderse.

«Viendo las sanciones impuestas a «quien da» y a «quien recibe», se demuestra que el equipo arbitral ha despachado injustamente el vergonzoso incidente producido el pasado domingo en el campo de fútbol de Puebla de Obando», expresa en su comunicado el Club de Fútbol Alconchel.

La propia acta el árbitro refleja que se provocó una tangana «entre jugadores de ambos equipos», sin entrar a valorar quién inicia la pelea, y expresando que se golpearon «sin poder identificar a ninguno de ellos claramente».

Según el Alconchel, a los expulsados del Obandina les han sancionado, «de forma benevolente», por lo que han anunciado que reclamarán que el Comité de Competición revisen las sanciones impuestas.

Según explican, al que inició las acciones violentas, Ismael Melitón, le han impuesto un solo partido de suspensión «por emplear en cualquier lance del juego, intencionadamente, medios o procedimientos violentos que atenten de manera directa a la integridad de otro jugador». Para el club alconchelero, «no es de recibo que quien empleó la agresividad reflejada en el acta contra un jugador del Alconchel se vaya de rositas con un simple partido de suspensión».

También consideran «merecidos» los 4 partidos de suspensión impuestos al obandino Ricardo J. Rebollo, «por agredir a otro jugador sin causarle lesión». No obstante, apuntan que hay jugadores del Alconchel como Samuel Pinilla, que han tenido que acudir al médico días después por el traumatismo costal que sufre en la actualidad.

Y en cuanto al portero del Obandina, Raúl Sánchez, consideran que deberían ser más de los 8 partidos de suspensión impuestos «por agredir a otro jugador originándole un daño de tal gravedad que le impida seguir en el terreno de juego». Se trataba de Roberto Marín, que ya cuenta con los oportunos partes médicos y ha presentado la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil por los hechos, encontrándose actualmente de baja laboral por las lesiones sufridas.

Es por esto por lo que el Club de Fútbol Alconchel no entiende ni comparte los criterios seguidos para imponer las sanciones desproporcionadas al Alconchel: a Fran Núñez le suspenden 3 partidos «por agredir a otro sin causarle lesión, con el atenuante de ser agredido anteriormente»; y a Samuel Pinilla y Samuel Torrado les imponen 4 partidos de suspensión a cada uno «por agredir a otro jugador sin causarle lesión». Al final ha resultado gravoso para el Alconchel actuar en defensa propia… Y sin tener en cuenta las lesiones de gravedad recibidas.

Algunas de las fotografías del capitán del Alconchel, Roberto Marín, que ha difundido en redes sociales con las lesiones sufridas. CEDIDAS
Imagen principal - Algunas de las fotografías del capitán del Alconchel, Roberto Marín, que ha difundido en redes sociales con las lesiones sufridas.
Imagen secundaria 1 - Algunas de las fotografías del capitán del Alconchel, Roberto Marín, que ha difundido en redes sociales con las lesiones sufridas.
Imagen secundaria 2 - Algunas de las fotografías del capitán del Alconchel, Roberto Marín, que ha difundido en redes sociales con las lesiones sufridas.

Condena de la violencia

La realidad es que se había iniciado una tangana en la que Marín intervino para separar y defender a los compañeros del Alconchel que estaban siendo agredidos por varios jugadores del Obandina. «Me metía separar y tranquilizar para que no se agravara la situación entre ambos equipos y me llevé la peor parte», resume a HOY Alconchel el capitán del Alconchel.

Y es que Marín recibió un rodillazo entre el pómulo izquierdo y el ojo izquierdo, además de un puñetazo en la nariz, por la que comenzó a sangrar abundantemente. «A mi novia, que estaba entre el público, le dio hasta un ataque de ansiedad», explica apesadumbrado Roberto Marín, quien tuvo que ser traslado al hospital en Badajoz, donde se le diagnosticó la fractura de los huesos de la nariz, una desviación del tabique nasal y la necesidad de pasar por el quirófano para operar esa fractura.

Roberto Marín ha mostrado su descontento en las redes sociales, manifestando que se encuentra «hundido psicológicamente» por lo ocurrido, algo que considera que «no debería pasar en ningún campo de fútbol ni en la vida en general». Es por ello por lo que muestra su rechazo a la violencia en el deporte, pues, según dice, «el fútbol o cualquier otro deporte están para mover pasiones y sentimientos y no jamás para incitar cualquier tipo de odio o violencia».

La Junta Directiva, el equipo técnico-deportivo y la plantilla de jugadores del Alconchel apoyan «sin fisuras» a sus jugadores agredidos, especialmente al capitán Roberto Marín y a Samuel Pinilla. «Desde el Club de Fútbol Alconchel les apoyaremos en todo lo que sea necesario para denunciar ante todas las instancias estos graves hechos violentos que no deben tener cabida en el deporte», advierten.

Desde el Club han agradecido «todas las muestras de preocupación y cariño recibidas en los últimos días por parte de miembros de otros equipos de la competición que se han hecho eco de lo ocurrido, especialmente a varios aficionados del Obandina que, además, son amigos nuestros, que nos han apoyado desde el primer momento».

También han valorado positivamente que el presidente del Obandina llamara al presidente del Alconchel para interesarse, aunque, también apuntan «echamos en falta una condena pública y notoria a la actitud de algunos jugadores y directivos de su equipo que, lejos de evitar la escalada de violencia en el terreno de juego, se atrevieron incluso a cuestionar quiénes iniciaron la violencia por su «mal perder» y las agresiones sufridas por los jugadores del Alconchel en Puebla de Obando». De momento, el Obandina no se ha sentido aludido y se ha limitado a poner en sus redes sociales el resultado del partido, sin hacer la menor mención de lo ocurrido.

Es por este motivo por el que el Club de Fútbol Alconchel ha anunciado que «llegará hasta el final defendiendo a sus jugadores en todas las instancias y para que se cumpla en todos sus extremos» la Ley contra la violencia en el deporte, para evitar que este tipo de situaciones se repitan en el futuro.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios