Borrar
Puerta de la oficina que Atalaya tiene en la calle Corredera de Alconchel. J.M.M.P.
Atalaya Extremadura defiende que su proyecto minero en Alconchel «cumple escrupulosamente» la legalidad

Atalaya Extremadura defiende que su proyecto minero en Alconchel «cumple escrupulosamente» la legalidad

La filial de Atalaya Mining en la región señala que sus trabajos se centran ahora en los sondeos dentro de su permiso de investigación, con «total garantía de sostenibilidad y compatibilidad con la preservación de los recursos naturales de la comarca»

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Miércoles, 25 de octubre 2023, 00:41

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Atalaya Extremadura, empresa que se ha hecho cargo de los proyectos mineros que se pretenden desarrollar en Alconchel y el resto de la comarca de Olivenza, ha querido salir al paso de las opiniones vertidas en redes sociales en las últimas semanas, así como a la postura crítica de las plataformas contrarias a las minas que Atalaya, como promotora de estudios geológicos prospectivos en diversas localizaciones de la Comarca de Olivenza, desmintiendo «con rotundidad» algunas afirmaciones de estos colectivos y abogando «por evitar una situación de conflictividad social», a su juicio injustificada en el contexto actual.

En un comunicado remitido este martes a HOY Alconchel, la empresa minera afirma que su proyecto actual «es una iniciativa original, diferente a la promovida por Sacyr», en alusión a la sociedad empresarial a la que ha sucedido en las labores de investigación y prospección que vienen realizándose en la localidad en los últimos años. Según aboga, Atalaya «cuenta con nuevos estudios ambientales, hidrológicos y arqueológicos independientes iniciados en el año 2022».

No obstante, también ha concretado que, «sin entrar a valorar los trabajos de anteriores empresas», Atalaya promueve unos proyectos que «no sólo se diferencian desde una perspectiva técnica, sino también desde el enfoque sostenible demostrado en su actividad minera e industrial presente».

La filial de Atalaya Mining en la región afirma que, «como puede constatarse en la comarca de la Cuenca Minera de Huelva no observa esta actividad productiva como una forma de explotación de un territorio, sino como un medio para impulsar su desarrollo atendiendo a criterios de sostenibilidad y respeto por los recursos naturales». En este sentido, defiende que «la actividad minera en el siglo XXI, apoyada en los avances tecnológicos, se realiza de manera compatible con el principio europeo de no causar perjuicio al medio ambiente y en sintonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030».

Atalaya amenaza con acudir a los juzgados si no se desmiente el «bulo» difundido en redes sociales por el que se acusa a la empresa de «entrar sin permiso en fincas privadas, realizar pozos sin licencia y completamente ilegales». Es por ello por lo que la minera defiende que sus proyectos «se ciñen a los permisos obtenidos, ajustándose a la legalidad y normativa vigentes», además de que «en ningún caso se plantearían «romper candados» o invadir espacios privados que únicamente serán objeto de análisis si existen los acuerdos y las autorizaciones pertinentes».

Concentración ciudadana

HOY Alconchel se puso en contacto con responsables de Atalaya Extremadura el pasado fin de semana, a fin de que le trasladara su postura sobre las últimas movilizaciones contra las minas en la localidad.

La empresa minera, por su parte, ha reconocido en el comunicado que la concentración del pasado viernes, 20 de octubre, tuvo carácter pacífico, aunque afirma que «en momentos puntuales algunas personas traspasaron el perímetro de protección señalizado, afectando a los trabajos de sondeo y asumiendo un riesgo personal innecesario».

En el mismo comunicado, Atalaya informa que, ante esta situación, el equipo optó por informar a la Guardia Civil «con el fin de evitar tensiones innecesarias dada la naturaleza de los trabajos que se están desarrollando» y que, según insiste, «no son necesariamente indicativos de un desarrollo minero futuro».

La empresa minera también ha querido salir al paso de las críticas sobre la falta de información, reiterando que en la actualidad se está en fase de estudio, y que aún no cuenta con datos para realizar una estimación de la evolución futura de la iniciativa.

No obstante, también afirma que una vez cuente con un conocimiento concreto ofrecerá «una información detallada» y que resolverá cualquier duda a representantes políticos, población del entorno y tejido productivo, «en particular a sectores estratégicos como el agroganadero o el turístico».

En cualquier caso, insiste en aclarar que, «de concretarse el proyecto, este no será una iniciativa estrictamente minera, sino una propuesta global enfocada al desarrollo sostenible de una comarca que comienza a verse severamente afectada por el problema de la despoblación».

Por último, desde la entidad minera se señala que, si bien no entiende la convocatoria de concentraciones como la ocurrida el pasado día 20 de octubre en una fase de estudio en la que «se desconoce la evolución futura del proyecto», también respeta el derecho de la población «a expresar sus dudas, siempre y cuando no se recurra a mentiras y bulos malintencionados que buscan generar una tensión que no tiene por qué existir».

Asume también que la minería tiene trabajo por delante a la hora de mostrar sus efectos positivos en los territorios donde se va a asentar siendo «hoy una actividad productiva que ha evolucionado hasta el punto de ajustarse a los estándares de la Economía Verde, sumando simpatías a escala social en aquellos espacios en los que se desarrolla aplicando estándares de minería sostenible», ha concluido.

Sobre Atalaya Mining

Atalaya Extremadura, filial de Atalaya Mining, es la titular de diversos permisos de Investigación en la provincia de Badajoz. Es operadora de la histórica mina de Riotinto, un proyecto minero que incorpora las últimas innovaciones tecnológicas en el sector, así como los conceptos de seguridad y sostenibilidad ambiental propios de la minería del siglo XXI.

Según informa la empresa, «Riotinto es hoy una mina de cobre a cielo abierto que ha producido más de 52.000 toneladas de cobre en concentrado en 2022».

En este sentido, «la puesta en marcha de la mina de Riotinto ha supuesto una gran inversión industrial, incluyendo importantísimas mejoras ambientales y la creación de más de 1.100 empleos directos e indirectos», defiende Atalaya Extremadura.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios