Borrar
Josefa Matos, tras soplar las velas de su 101 cumpleaños, el pasado 30 de junio. CEDIDA
La alconchelera Josefa Matos Martínez cumple 101 años

La alconchelera Josefa Matos Martínez cumple 101 años

La abuela de Alconchel, residente actualmente en Barcelona, celebró su cumpleaños este domingo, rodeada de toda su familia

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 2 de julio 2024, 15:09

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El pasado domingo, 30 de junio, la alconchelera Josefa Matos Martínez sopló nada más y nada menos que 101 velas, en un cumpleaños multitudinario que celebró en Barcelona, donde reside desde que hace años se trasladó para estar más cerca de sus hijos.

Nacida el 30 de junio de 1923, Josefa es la hija mayor de José Matos Lozano y Josefa Martínez Rodríguez, que superó también la centuria de edad, y que llegó a tener 10 hijos, de los que sólo siete llegaron a adultos. Conocida como Josefa 'La Pimienta', ha heredado el apodo de su madre, al igual que sus hermanas Purificación, Isabel, Alicia y sus hermanos Justo, Manuel y Agustín Matos Martínez 'El Pimiento' (1925-2013), que se casó con María Méndez González 'La Pulidora' (1927-2003), cuya familia queda aún en Alconchel.

Josefa se casó con José Rabasco, natural de Villanueva del Fresno y donde se fueron a vivir. Allí formaron una familia en la que nacieron sus cinco hijos: José, Alicia, Ana María, Francisco y Antonia. Lamentablemente, ha sobrevivido a sus dos hijos varones.

A mediados de los 60 emigraron a Barcelona, donde estuvo trabajando como limpiadora en un hospital hasta que se jubiló. Después Josefa volvió a Alconchel y se compró una casa en la calle Venero, a la que le gustaba venir especialmente en verano, junto a sus nietos, más de una decena, y que le han hecho bisabuela.

Josefa Matos, rodeada de gran parte de su familia, el pasado domingo, en la celebración de su 101 cumpleaños. CEDIDA

Hoy Alconchel ha podido contactar con la propia Josefa Matos, que ha agradecido la fiesta y el cariño que ha recibido en su 101 cumpleaños. «Estoy bien, gracias a Dios, pero la memoria se va con tantos años que tengo», explica con la simpatía y la sonrisa que siempre le han caracterizado.

Ya el año pasado celebraron por todo lo alto su centenario en la residencia de mayores donde recibe los mejores cuidados, y siempre está rodeada de su familia, que espera poder seguir celebrando más cumpleaños de la matriarca con esa salud tan envidiable.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios