Borrar
Carmeli Barrás, detrás de su mostrador en el comercio, poco antes de jubilarse en enero de 2023. JUAN MIGUEL MÉNDEZ PEÑA
Alconchel llora la muerte de la empresaria Carmeli Barrás

Alconchel llora la muerte de la empresaria Carmeli Barrás

El funeral será este miércoles, 6 de marzo, a las 17.00 horas, en la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Miércoles, 6 de marzo 2024, 02:53

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El pueblo de Alconchel se siente consternado tras el fallecimiento de Carmen Barrás Berrocal, vecina muy conocida en la localidad por haber regentado en las últimas tres décadas una mercería en la plaza de España, hasta que se jubiló a principios del pasado año 2023.

Carmeli Barrás, conocida popularmente como 'La Tenga', había cumplido el pasado 10 de enero 67 años, y llevaba varios meses con problemas de salud que le hicieron empeorar tras una operación quirúrgica y una caída. Nacida en el seno de una conocida familia alconchelera, hija de Felipe Barrás Ramallo 'El Troncho' (ya fallecido) y de Carmen Berrocal Calaco, Carmeli pasó su infancia y juventud entre Alconchel y Suiza, donde su padre emigró para buscar una vida mejor para su familia.

Allí en Suiza comenzó a trabajar también junto a su marido, Modesto González Nogales, con quien tuvo dos hijos, David y Álvaro. A principios de los años 90 la familia retornó a Alconchel y Carmeli se hizo cargo del comercio que durante décadas regentó su suegro, Modesto González Silva 'El Pego' (fallecido el pasado año), junto a 'La Vela', propiedad de su familia.

Desde entonces, el comercio de Carmeli Barrás se convirtió en un lugar de encuentro diario de vecinos y visitantes, pues con su don para tratar con el público hacía que su negocio sirviera además como punto de información cuando aún no existían redes sociales de internet. Era frecuente ver en su comercio a amigas y clientas que, además de hacer sus compras, participaban o se informaban en las tertulias sobre lo que ocurría en el pueblo o la actualidad del momento.

Carmeli supo amoldarse pronto a los nuevos tiempos y convertir un comercio con solera como el suyo en un negocio en el que compaginaba el trato personalizado de clientes con la promoción de sus ofertas y venta de sus productos, no solo con sus grandes escaparates, sino también a través de las redes sociales. A su manera, era habitual sus interacciones en las mismas para dar a conocer lo que vendía e invitaba a sus clientes a que le hicieran los encargos de lo que necesitaran antes de viajar a por el género a las tiendas de proveedores, principalmente a Sevilla. Prendas de vestir -fundamentalmente femeninas y para bebés-, calzado, complementos, productos de mercería, telas para carnavales… ¡hasta las bombonas de butano! En la denominada Tienda de Carmeli acudían clientes de toda edad y condición.

Mujer de fe, era muy devota de la Virgen de la Luz y del Nazareno de Alconchel, a cuyas hermandades pertenecía. También colaboraba siempre que se le requería con todas las entidades de la localidad, además de pertenecer a varias asociaciones.

Por su carácter dicharachero, cuando hacía buen tiempo era frecuente que las tertulias con amigas pasaran de su tienda al mismo Terrero, junto al kiosko de Angelines Berrocal, donde constituyeron informalmente 'El Clan de la Farola', que organizaba sus propias quedadas y que en adelante sentirán mucho su ausencia.

En los últimos años era frecuente que a sus clientes les contara sus planes para su ansiada jubilación, que alcanzó a principios del pasado año, en que traspasó la tienda a Toni Rojo Rodríguez, a quien venía ayudando y aconsejando desde el primer momento, para que el comercio siguiera prestando el mismo o mejor servicio.

Según declaró en su día a HOY Alconchel, estaba deseando que llegara su merecida jubilación, pero también descansar y dedicarse a su familia, especialmente a su nieto Felipe por el que se desvivía. En los primeros meses tras su retirada, hizo un viaje a Suiza junto a su hermana María Luisa y varias familiares más, para recordar los mejores años que vivió allí.

Aún tenía muchos planes y sueños que cumplir, pero su estado de salud empeoró en los últimos meses, hasta que falleció en Badajoz este martes, a los 67 años, tras llevar varios días hospitalizada de nuevo. El velatorio se está celebrando en el tanatorio de Olivenza y el funeral será este miércoles, 6 de marzo, a las 17.00 horas, en la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios de Alconchel, tras el cual será incinerada.

Numerosos familiares, amigos y vecinos están mostrando en las redes sociales su pesar por la pérdida de Carmeli Barrás, una mujer entrañable que será echada de menos a partir de ahora en Alconchel, en que El Terrero se quedará más huérfano.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios