Borrar
Los participantes recorrieron varias calles de Alconchel y leyeron un manifiesto en la plaza de España. CEDIDA
Alconchel acoge la primera manifestación multitudinaria contra la mina en Las Herrerías

Alconchel acoge la primera manifestación multitudinaria contra la mina en Las Herrerías

Convocada el pasado 9 de marzo por las plataformas 'Alconchel sin Mina' y 'Comarca de Olivenza sin minas', fue seguida por unos 200 participantes que recorrieron varias calles de la localidad y leyeron un manifiesto en contra del proyecto impulsado por Atalaya Mining en la localidad

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 12 de marzo 2024, 01:05

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Aunque la amenaza de lluvia enfrió las previsiones de participación, en torno a 200 personas terminaron desafiando el pasado 9 de marzo las inclemencias meteorológicas para manifestarse en Alconchel en contra de las minas a cielo abierto, en concreto el proyecto que la empresa Atalaya Mining está promoviendo en la localidad y que actualmente cuenta con una veintena de nuevos permisos de investigación mineros para realizar sondes los términos municipales de Alconchel, Olivenza y Táliga.

La manifestación, convocada para las 11.00 horas, fue debidamente comunicada a la Subdelegación del Gobierno en Badajoz, y fue reuniendo poco a poco a manifestantes de la localidad, pero sobre todo de municipios cercanos que luchan por esta causa que está costando aglutinar la oposición a este tipo de proyectos mineros que en otras poblaciones cercanas como Higuera de Vargas, Zahínos o Villanueva del Fresno han generado una fuerte contestación social y que incluso han sido paralizadas.

Siendo Alconchel el epicentro de este proyecto minero, las plataformas convocantes han decidido comenzar la primera de las movilizaciones en las que ha existido más participación. Dos centenares de personas combatieron la lluvia y las bajas temperaturas en una manifestación que partió de la plaza de España, con pancartas y coreando consignas en contra de la minería en la zona.

Según la organización, estos proyectos «sólo traerán perjuicios para el desarrollo local de nuestra comarca».

Y es que, según exponen, la empresa Atalaya Mining proyecta una mina para extracción de oro y cobre, «que afectaría directamente a las poblaciones de Alconchel, Táliga, Higuera de Vargas y Olivenza, además de otros parajes naturales y especies protegidas, como la Sierra de Alor, la Rosa de Alejandría o el Murciélago de Herradura, protegido por estar en peligro de extinción».

Arrrba, momento de la manifestación por las calles. Abajo, lectura del manifiesto en la plaza de España. CEDIDA
Imagen principal - Arrrba, momento de la manifestación por las calles. Abajo, lectura del manifiesto en la plaza de España.
Imagen secundaria 1 - Arrrba, momento de la manifestación por las calles. Abajo, lectura del manifiesto en la plaza de España.
Imagen secundaria 2 - Arrrba, momento de la manifestación por las calles. Abajo, lectura del manifiesto en la plaza de España.

Lectura de manifiesto

La manifestación, que concluyó en la plaza de España, frente al ayuntamiento, finalizó con la lectura de un manifiesto que delineó las preocupaciones de la comunidad respecto a los posibles impactos negativos de la minería en el entorno local. «Queremos mostrar nuestro más rotundo y contundente rechazo a los proyectos de megaminería especulativa que amenazan a nuestra comarca, a la comarca de Olivenza», apuntaron desde las plataformas, a la par que «denunciar las mentiras de las empresas mineras».

Respecto a los daños medioambientales de estos proyectos, consideran que «está más que probado que la minería ocasiona daños permanentes e irreversibles en las tierras, los ecosistemas; contamina las aguas superficiales, humedales y aguas subterráneas; ocasiona deforestación y daños en la flora y fauna».

Asimismo, destacaron que «los efectos de la minería afectan gravemente a la calidad de vida de los y las habitantes de las comunidades locales y ponen en grave riesgo su salud». En su opinión, las empresas mineras «utilizan en sus procesos sustancias químicas que, no sólo generan daños en el medio natural, sino que también son el origen de enfermedades en las personas que trabajan y viven en ese entorno». Al mismo tiempo, apuntaron que «utilizan y explotan sin ningún tipo de control ni cuidado bienes básicos como el agua, afectando negativamente a la ciudadanía en favor de los especuladores».

Igualmente, apuntaron que las instalaciones mineras generan un impacto socioeconómico negativo. «Es rotundamente falso que los proyectos mineros generen riqueza allá donde se implantan», resaltaron, considerando que «apenas generan empleo en las localidades en las que se asientan y no fijan población». En su opinión, este tipo de proyectos «suponen pérdida del hábitat, tierras y modo de vida de las poblaciones afectadas, destruyendo empleos tradicionales y sostenibles de la zona de manera irreversible».

«Falsas campañas»

Las plataformas antiminas apuntaron que las empresas promotoras «no nos engañan intentando lavar su imagen de destrucción, con vergonzosas campañas de propaganda y compra de voluntades».

Al hilo de la campaña recientemente anunciada por Atalaya Mining colaborando con la Fundación Banco de Alimentos, aseguraron que «no nos engaña con sus patrocinios en periódicos locales, pequeñas aportaciones a asociaciones e irrisorios donativos a bancos de alimentos». Según resumieron, se trata de «muy poco pan y mucha hambre para mañana».

También enfatizaron que «no nos engañan con falsos discursos ecológicos y de sostenibilidad, hablando de energías renovables, aire limpio y empleos nuevos para enmascarar las consecuencias negativas de su actividad».

Las plataformas antiminas realizaron igualmente una llamada de atención para «repensar el modelo de vida extractivista y apostar por la promoción de la denominada minería urbana, por la recuperación y el reciclaje de metales, por la reducción del consumo y el decrecimiento».

Entre otras alternativas, los manifestantes plantean «la protección y promoción de sectores estratégicos como la agricultura, la ganadería extensiva, la producción de alimentos y el mantenimiento de nuestros bosques, el agua y la biodiversidad». También apuestan «por la economía de los cuidados, de la naturaleza y las personas, frente al sinsentido de la economía depredadora y esquilmadora de recursos naturales».

El acto finalizó con un llamamiento a las autoridades locales y regionales para que consideren cualquier proyecto minero en la zona, enfocándose en alternativas sostenibles que no comprometan el equilibrio ecológico del territorio, protegiendo a las personas y sus medios de vida «frente a los abusos de quienes pretende destrozar los territorios con el único fin de enriquecerse».

Así, instaron a todas las administraciones, especialmente a los diferentes ayuntamientos de la comarca de Olivenza y a la Junta de Extremadura, «para defender, sin ambigüedades, los derechos de la mayoría frente a la avaricia de una minoría especuladora, a defender el bien común frente a los intereses económicos de unos pocos».

Con esta primera manifestación las plataformas 'Alconchel sin Mina' y 'Comarca de Olivenza sin minas' pretenden seguir llevando a cabo acciones de concienciación social con la causa que defienden y no descartan nuevas movilizaciones en las próximas semanas y meses.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios